23.4 C
Acayucan
miércoles, septiembre 28, 2022
spot_img

Reina de belleza rusa termina desfigurada tras someterse a una cirugía estética

En Rusia, una ex reina de belleza decidió pasar por el escalpelo cuando empezó a notar ligeras marcas de la edad en su rostro, sin imaginar que su vida se convertiría en una verdadera pesadilla.

Recurrir a las cirugías estéticas para hacerse uno que otro arreglito estético puede ser una buena idea, pues en la mayoría de los casos el resultado es asombroso, sin embargo, es muy importante ponerse en manos de un especialista.

Y es que, en Rusia, una ex reina de belleza decidió pasar por el escalpelo cuando empezó a notar ligeras marcas de la edad en su rostro, sin imaginar que su vida se convertiría en una verdadera pesadilla.

Yulia Tarasevich, de 43 años, fue finalista en el concurso de belleza Mrs Russia-International hace un par de años, pero poco después decidió someterse a una serie de procedimientos en una clínica en Krasnodar.

La mujer asegura que acudió al lugar que tenía referencias positivas, por lo que creyó que estaba en buenas manos y dejó que los especialistas hicieran su trabajo.

Hasta aquí todo bien, sin embargo, poco después del procedimiento la madre de dos hijos dijo que su cara se hinchó mucho y se inflamó después de las cirugías que incluyeron un estiramiento facial, una blefaroplastia (corrección cosmética de los párpados) y una miniliposucción.

“Llegué a ellos con una cara hermosa y saludable. Solo quería corregir algunos matices causados ​​por el envejecimiento. Pero, lamentablemente, perdí la salud”, dijo.

Ahora todo parece un mal sueño del que Yulia quiere despertar, pues asegura que no puede mover partes de la cara ni cerrar los ojos a pesar de haberse recuperado de la cirugía, por lo que ha gastado mucho dinero para intentar corregir el problema, sin éxito.

La ex reina de belleza presentó una denuncia penal contra los dos médicos involucrados en sus operaciones originales, aunque afirman que las complicaciones surgieron como resultado de un raro defecto genético.

“Los médicos, que me desfiguraron la cara, se relevaron de toda responsabilidad. Decidí tener mi día en la corte”, explicó.

Pero no hay evidencia de que Tarasevich padezca la enfermedad autoinmune.

«Tengo cicatrices que se formaron en mis mejillas cuando me arrancaron todo el tejido… mis ojos no se cierran y no puedo sonreír. No puedo levantar mi labio superior. Una parte de mi cara no funciona en absoluto”.

Tarasevich has gastado alrededor de 27 mil dólares en una cirugía de seguimiento, mientras el comité de Investigación de Rusia aún investiga a los cirujanos por presuntamente violar las leyes sobre la «seguridad de la vida y la salud».

 

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,505SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
- Advertisement -spot_img

Latest Articles